Ir al contenido principal

No importa ser el mejor...

importa ser lo suficientemente bueno...
Hay un punto en donde las diferencias en una dimensión no hacen al resultado final. Por ejemplo, es muy poco probable que siendo un petiso seas una estrella de la NBA pero pasando determinada altura, ya esa dimensión no hace ninguna diferencia en transformar a esa persona en el mejor jugador del mundo.
Para ser el mejor jugador del mundo (o el mejor padre, o el mejor esposo, o el mejor profesional), no solo hay que medir mas de 1,95 sino que también hay que saber pasar la pelota, leer el juego, ser valiente, tomar riesgos calculados, y correr...pero en ninguna de esas dimensiones necesitas ser absolutamente el mejor, solo lo suficientemente bueno.

Adaptación de un capítulo del libro Outliers, de Malcom Gladwell.

Entradas populares de este blog

Un día triste...

Hoy se están yendo de la compañía muchos amigos. Gente muy capaz, seria, profesional, gente que se quedaba a tu lado hasta que el problema se solucionaba, gente que se conectaba los fines de semana para resolver un incidente. Gente que no te dejaba solo. Mañana esa gente no estará más. Para mí no será fácil acostumbrarme a sus ausencias. Hay algo que se teje con el tiempo compartido que la ausencia rompe, impone dolorosamente. A los que hoy se van quería decirles que mañana no será todo igual sin ustedes.

Dirigentes

El fin de semana pasado estuve en Neuquén con un grupo de papas/dirigentes que están prolongando algo que en mi vida siempre me marco como persona. Hay momentos de tu vida que sentís que tenes que hacer algo, que no queres estar entre los que se quejan. Acompañas, organizas, apoyas, creas, viajas, alentás. Son ejemplo para muchos chicos que seguramente repetirán de grandes lo que les ven hacer a ellos. Desinteresados, generosos, fuertes. Hay personas que son las que transmiten valores de generación en generación y dejan huella. Ellos muestran lo que es ser fuerte. Lo que es dar lo mejor que tenes solo por el placer de hacer el mundo un mejor lugar. Todos los que estamos cerca somos rozados por su magia. Gracias.

Noche de gloria

No había ido a verlos todo el torneo pero sabia que esa noche me iban a emocionar. Jugaban contra el puntero, contra el invicto, y tenían la posibilidad -si ganaban- de quedar muy bien posicionados para lo que venia. Llegué a la cancha, pague la entrada y me subí bien arriba en la tribuna. Tenia ganas de verlos. Hubo otros que también olían que algo iba a pasar porque Graciela ya estaba con su cámara y el Puma llego unos minutos tarde aunque era su cumpleaños. Arrancamos mejor pero ellos se recuperaron y empezaron a tomar el control. Sacaron cinco puntos y nosotros corríamos de atrás. Hasta que llego el tercer cuarto. En el tercer cuarto fueron una fuerza endemoniada. "Bubu" la agarraba en el poste bajo e hizo puntos de todas las formas que quiso. Carlitos clavó dos triples que tenia guardados para esta ocasión. Joni apagó una remontada con un triple de ocho metros. El estadio se lleno de magia. Aparecieron los duendes que hicieron de un viernes lluvioso cualquiera una noch…